La fama cuesta, y aquí es donde vais a empezar a pagar… con sudor.

La señorita Lidya Grant, haciendo gala de su bastón de mando.Seguro que conocéis la frase que repetía la señorita Lidya Grant en la High School for the Performing Arts de la calle 46 de Nueva York (para nostálgicos: clic aquí ). Y seguro que ya habéis adivinado que no me refiero a un súbito cambio de rumbo en los contenidos del Máster en Web: Comunicación, Marketing y Negocio. No se trata de que los estudiantes vayáis a tener que venir a clase en leotardos para emular las proezas de Leroy Johnson y, a pesar de los pesares, le va como anillo al dedo.Desde que comenzamos a trabajar en el diseño de los contenidos con Òscar, bajo la batuta de Emili, nuestro inestimable director académico, nos propusimos crear el máster que nos hubiera gustado hacer a nosotros dos hace unos años, cuando como tantos otros pusimos un pie en Internet y crecimos como profesionales web  a base del infalible método del acierto/error. Con un matiz: Internet ha crecido mucho desde entonces y los contenidos corresponden al máster que nos gustaría hacer hoy, sabiendo lo que sabemos y, sobre todo, lo mucho que nos falta por aprender.Para alcanzar ese objetivo, nos hacían falta diversos ingredientes: un buen temario, un mejor equipo docente (nuestro Dream Team), y algo muchísimo más importante aún: unos estudiantes que no se lo pusieran nada fácil a nuestro Dream Team.Los chicos de Fama, con Leroy Jonhson haciendo gala de sus legendarios leotardos en el extremo superior izquierda.Pensamos en profesionales con varios años de experiencia en el sector que se plantearan el máster no como una manera de salir de la facultad con un diploma añadido, sino que lo enfilaran con el apetito y la voracidad de quien ya conoce el mucho partido que se le puede sacar en el mundo laboral a unas buenas dosis de ese veneno que es el conocimiento.Pensamos en un equipo de estudiantes dispuestos a empezar a pagar, y no precisamente con dinero (o no principalmente con dinero, porque, en honor a la verdad, el máster no sale gratis).De ahí que el máster incluya 8 trabajos puntuales relacionados con otras tantas disciplinas web vistas en clase y un trabajo de investigación como colofón del programa. De ahí que la asistencia sea obligatoria y que se evaluará la implicación y la proactividad del estudiante tanto en el aula como en el campus virtual o en las distintas herramientas web 2.0 que se propongan (el foro del máster o nuestro grupo en LinkedIn, por ejemplo).Pero tampoco se trata de hacer sudar a nadie en balde. Cada estudiante deberá realizar estos trabajos y el proyecto individualmente, cosa que permite una mayor flexibilidad horaria a los profesionales que pretendemos y un mayor aprovechamiento de la tecnología web, pero que sobre todo garantiza la sinergia de estos quehaceres: cada cual podrá destinar sus energías  al propósito que elija, con lo que tanto los trabajos como el proyecto de investigación pueden redundar en beneficio de un proyecto web propio o de la empresa o institución donde trabaje cada estudiante.El objetivo final: un máster que sea a la par una incubadora de profesionales y emprendedores web con futuro y de proyectos web líderes.Durante la última semana hemos recibido dos solicitudes de admisión que responden perfectamente a ese perfil. Y estamos muy contentos, porque la fama cuesta,  y con el equipo de estudiantes que empezamos a adivinar como primera promoción nos vamos a poder permitir el lujo de hacerlos pagar… con sudor.

¡Deja el primer comentario, no seas tímido!

Únete a la discusión

Puedes utilizar los siguientes HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>