¿Qué hemos aprendido de la burbuja de las punto.com?

Hola a todos,

Soy Maura Claramunt, que estaré con vosotros esta semana en el Master, y que después de la presentación que han hecho, sólo me quedaría por deciros que estoy a vuestra disposición en este blog y en twitter.com/mclaramunt, entre otros.

Para situarnos en los inicios de las punto.com, os dejo este primer video:

burbujapuntocom

La burbuja punto.com

Encantada, y hasta pronto!

Maura

8 Comentarios

  • Es dificil responder a esa pregunta, creo que hemos aprendido muchas cosas. Primero, como en todas las burbujas, si hay una impresion de invencibilidad, es que hay un problema, y es un primer senal. Segundo, que todo no puede tener exito. Tercero, que es posible tener exito sin tener claro al principio cual es el business plan (Facebook, Twitter), pero mi impresion es que no es posible en estos momentos de crisis. Mas adelante :)

  • Has comentado un punto que veremos bien y que realmente fue un factor que cegó a muchos: emprender en Internet sin tener claro el modelo (y business plan).
    Desde mi punto de vista, la crisis abre muchas oportunidades, además de evidenciar ineficiencias de los mercados.
    Gracias por esta primera reflexión. Ahora colgaré un posts para seguir entrando en ese momento de burbuja de los mercados y de las punto.com

    saludos!

    Maura

  • Creo que la burbuja de las punto com no es diferente a cualquier otra burbuja como por ejemplo la inmobiliaria o la del petróleo. Se trata en todos los casos de pura especulación financiera para conseguir beneficios a muy corto plazo y, por tanto, lo que falló no fue tanto Internet en sí o más concretamente su modelo de negocio (centrado en aquel momento básicamente en la publicidad), sino la avaricia de los de siempre que querían hacer “duros a cuatro pesetas” (¿ahora se diría euros a 90 céntimos?).

  • Suscribo el post de Antoni, menos el final: para que una burbuja funcione (ya sea con bulbos de tulipanes o con empresas punto com) la clave está en que los que quieren hacerse de oro a corto rabioso no sean “los de siempre” (¿los ricos?), sino todos, es decir la clase media. Para que la burbuja funcione, la histeria especulativa debe llegar a la gran mayoría de la población. Entonces, como en los fraudes piramidales, tarde o temprano se produce el colapso y el crack.

    La clave, por tanto, no estaría tanto en un mal modelo de negocio (que también, en las punto com, pero no por ejemplo en el ladrillo), sinó en un típico episodio de histeria financiera.

    Un libro de miedo sobre el asunto: «Breve historia de la euforia financiera», de John Kenneth Galbraith.

  • Aunque no sea el fondo del asubto, y sólo por generar un poco de “polémica” con Isidre, comentar que estoy parcialmente de acuerdo contigo con relación a que para que haya una búrbuja la histeria debe ser colectiva; pero considero que esta solamente se produce si existe un catalizador: “alguien” que la incita a través de mensajes e informaciones intencionadas del tipo “el negocio del siglo”, “alta rentabilidad a corto plazo” o “invertir en X es más seguro que en Y o que ahorrar”. Yo he vivido muy de cerca la burbuja inmobiliaria y el proceso ha sido este. Y recuerdo, por edad, la de las puno com y la dinámica fué la misma.

  • Estoy completamente de acuerdo con lo dicho anteriormente. Como dice Antoine, el momento en que se nota esa sensación de invecibilidad es una primera señal y yo pondría como segunda señal el hecho de que la clase media se lance al negocio sin tener conocimientos del tema (y mucho menos un plan de negocio). Recuerdo que anteriormente a la crisis de las punto com, todo el mundo se lanzó a la bolsa a por las stock options y hace unos años parecía que ser promotor inmobiliario era un negocio seguro. Ahora bien, yo creo que no debemos quitar mérito a “los de siempre” porque, en mi opinión, fomentan el hecho de que la clase media entre en el negocio porque saben que si la cosa estalla, ellos estarán más resguardados pero que mientras, podrán seguirse beneficiando.

  • Estoy de acuerdo en que no es el fondo del asunto, pero discrepo de la visión que en mi opinión peca de inocente de Antoni y Eugènia :-) La burbuja tiene un catalizador muy claro: la avaricia. No la avaricia de los poderosos, sino la avaricia el común de los mortales: la avaricia de la plebe. Y ese catalizador no requiere de grandes titulares ni conjuras mediáticas: es innato y se nos activa tan pronto como vemos que nuestro vecino se ha comprado un bulbo de tulipán y en dos meses lo ha vendido por el doble.

    …Claro que todo ésto os lo dice alguien que ha vivido muy de cerca algunas de estas aventuras y desventuras y más de una vez se llevó una lección que sigue sin poner en práctica, con lo que me queda la duda de si todo este discurso no será más que una pequeña justificación de mi filia por la especulación y la temeridad :-)

  • En este punto estoy totalmente de acuerdo contigo Isidre. Los dichos populares no suelen equivocarse y todos sabemos que “la avaricia rompe el saco”. Seguiría comentando el tema -especialmente desde la experiencia inmobiliaria- pero para evitar desvirtuar el debate de fondo y que Isidre tenga que seguir “justificándose” -je je je-, no sigo. Lo dejo con lo de la avaricia… y lo ligo con el comentario que voy a hacer al post de Oriol. ;D

Únete a la discusión

Puedes utilizar los siguientes HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>