Alberto Domínguez: ” los dominios de calidad disponibles para registrar empiezan a escasear”

Alberto Domínguez es experto en dominios y fundador de Dinamon. Normalmente, en cualquier negocio lo primero es la idea y después la marca. En Dinamon lo hacen al revés: a partir de marcas muy buenas desarrollan el negocio, desde la idea a su ejecución. En su intervención en el Máster en Web viene a descubrirnos la importancia y complejidad de una elemento aparentemente tan simple como el dominio.

En los primeros años de Internet la compra/venta de dominios fue una actividad especulativa y muy lucrativa. ¿Sigue siendo ambas cosas hoy en día?

La compra / venta de dominios ha seguido prácticamente las mismas fases que el desarrollo de Internet. En la época del “boom” de las punto com fue ciertamente una actividad muy lucrativa para unos pocos.  Con la crisis, el valor de los dominios sufrió una caída radical y luego el mercado se recuperó en parte a la aparición del mercado publicitario asociado a los dominios que dio lugar a la aparición de compras de carpetas en base a múltiplos de rendimiento de ingresos. El siguiente cambio vino motivado por el recorte que llevó a cabo Google en la distribución de ingresos a las plataformas publicitarias (particularmente a los programas de parking de dominio) que normalizó de nuevo la situación.

Alberto Domínguez

Alberto Domínguez

Actualmente, la tendencia es que cada vez haya menos ventas por cantidades elevadas. Al mismo tiempo, la presencia de un número cada vez mayor de usuarios y empresas en Internet ha motivado que los dominios de calidad disponibles para registrar empiecen a escasear. Por lo tanto, poco a poco son más las empresas que prefieren realizar una pequeña inversión (habitualmente entre los 1.000 a 3.000 euros) por adquirir un dominio que facilite su trabajo de creación de marca.

Por otra parte, es relativamente difícil vender un dominio sin algún otro valor añadido (p.ej. visitas consolidadas o posicionamiento en buscadores). Existe por tanto una tendencia cada vez mayor a los que fueron en origen puros especuladores tiendan cada vez más a desarrollar sus dominios y aplicar modelos de negocio sólidos.

¿Qué elementos hay que tener en cuenta para valorar un dominio?

Básicamente los elementos que se tienen en cuenta es la capacidad del dominio para ayudarnos a crear una marca y/o a atraer clientes. En el primer caso se valoran aspectos de construcción de marca como la capacidad del dominio para ser recordado, la facilidad a asociarlo a valores positivos e incluso que transmita confianza a nuestros usuarios y clientes. En el segundo caso, se valora además el potencial de un dominio para atraer clientes interesados en nuestros productos. En ese caso, se empiezan aplicar métricas derivadas de los modelos de publicidad online. Es decir, se evalúa cuál es el número de clientes que puede atraer el dominio una vez desarrollado y se aplican nuestras tasas de conversiones estándar y los márgenes obtenidos por conversión. Con esos datos, podemos hacer una estimación de los ingresos que podemos obtener gracias a ese dominio.

Obviamente, en ambos casos influye el factor mercado que es el que ayuda a fijar hacia arriba o hacia abajo el valor de un dominio.

El dominio puede ser nuestra “marca” en la web. ¿Tiene sentido fundamentar una estrategia de marca alrededor de un dominio genérico: noticias.com, empleo.com, etc.

Este es un gran debate que todavía sigue vivo en el mundo de los dominios. Obviamente, los especuladores puros defienden que poseer un genérico es crítico. En cambio, las empresas están más acostumbradas a construir su marca a partir de estrategias de branding. Nuestra experiencia en cambio es que un término creado a medida genera más confianza en los clientes pero, al mismo tiempo, los genéricos son una herramienta ideal para generar visibilidad y atraer un flujo constante de clientes potenciales.

Un Comentario

  • Que empiezan a escasear??? Pero si casi no queda ni uno!

    Nosotros empezamos buscando en Latín, Quetchua… los típicos idiomas antiguos. Luego nos pusimos con el Aimara, el Esparanto… Nada. Probamos palabras españolas con terminaciones inglesas (emprending), inglesas con terminaciones latinas (starti)… Naaaada.

    Además, si quieres poner un negocio un poco ambicioso tienes que reservar el .com, .net, .info… y cada día salen más. Si para internacionalizar vas a utilizar diferentes dominios tienes que reservar las extensiones de cada país… Encontrar un dominio decente con las principales extensiones libres es una odisea.

    Y una vez desahogado opino. Yo soy, humildemente, más partidario de los dominios que permiten generar branding. Entiendo que para cierto tipo de negocio es mucho más interesante un “premium” (tipo “restaurantes”, “zapaterías”) pero en negocios más complejos no es diferenciador.

    En la empresa tienen registrado “noticias.com” y no ha funcionado en 5 o 6 estrategias diferentes a lo largo de 14 años. Al final valía mucho más el dominio que la empresa.

    Si soy un directorio de zapaterías la gente que llega escribiendo “zapaterias.com” me puede servir pero, si buscamos algo más, el tipo de usuario que navega escribiendo en la url loqueestebuscando.com no suele ser el idóneo.

Únete a la discusión

Puedes utilizar los siguientes HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>