Este sitio web tiene que renovarse y te lo voy a demostrar

La culpa fue de Isidre. Bueno, maticemos: la culpa fue de Isidre y de su taller SEO. Sí, habéis leído bien, el post de presentación de mi proyecto empieza así.

Como recordaréis los compañeros de la 1ª promoción, nuestra práctica consistía en seleccionar un sitio web, determinar cuáles serían las keywords más apropiadas y luego realizar una optimización de SEO. Decidí escoger un sitio web pequeño, de una institución modesta, porque supuse que eso me haría la vida más fácil. Cuando empecé a analizar los aspectos formales me di cuenta que aquello estaba “manga por hombro” y que necesitaba un trabajo a fondo, en todos los aspectos.Así que pensé que la renovación completa de la página web bien podía merecer el proyecto final del máster. Mi apuesta inicial era muy ambiciosa pero después de presentar el preproyecto me quedó claro que debía “acotar”. ¿Y cómo lo hice? Pues decidí que centraría el trabajo en el estudio de la recepción de la página web de dicha institución para determinar si era necesaria su renovación.

Y vosotros pensaréis: “Pero que fácil lo tenías, si ya habías descubierto los errores formales, seguro que se ve a primera vista que es necesaria una renovación”. Puede que sí, pero hoy en día, resulta que todo el mundo cree que sabe de páginas web y que su opinión vale tanto (o incluso más) que la de los profesionales que nos dedicamos a ello y, por lo tanto, es necesario aportar datos cuantificables que avalen nuestros argumentos. Porque no olvidemos que detrás de un proyecto de estas características siempre hay un coste económico y, en los tiempos que corren, cualquier gasto es revisado con lupa.

¿Cómo lo hice? ¿Cómo me propuse demostrar mi hipótesis? Pues ataqué desde todos los frentes posibles y decidí combinar la metodología cuantitativa con la cualitativa. En metodología cuantitativa llevé a cabo tres tipos de análisis:

1. Estudié la evolución de las estadísticas de la página web durante 6 meses.

2. Realicé una encuesta de satisfacción on-line.

3. Llevé a cabo un análisis de los contenidos.

Por lo que respecta a la metodología cualitativa, realicé grupos de discusión con los usuarios y entrevisté a los responsables de la institución.

He de admitir que escogí un análisis tan completo siguiendo mi intuición pero esta elección se vio avalada por los artículos que leí para establecer el marco teórico. Resulta que en lo referente a la evaluación de los sitios web, los estudios se centran en una de las dos metodologías y raramente las combinan.

La sorpresa vino con los resultados de los dos primeros análisis cuatitativos. Resulta que las estadísticas de la página web no eran tan desastrosas como podía haber imaginado y, lo que es más, revelaban un cierto potencial y capacidad de atracción. La encuesta por su parte, trajo una valoración muy positiva por parte de los usuarios. El análisis de contenido supuso el regreso del estudio de los aspectos formales y como ya había pasado con el taller SEO, los errores y las lagunas eran evidentes. Finalmente, tanto los grupos de discusión como las entrevistas revelaron que si bien la valoración superficial de la página web era buena, en un segundo término no cumplía con las expectativas de los usuarios ni de sus gestores.

Y creo que ya he desvelado suficiente. Así que si queréis conocer todos los detalles, empezando por la página web en cuestión que he ocultado deliberadamente, pues no tenéis más que venir el 24 de noviembre a la Facultad de Ciencias de la Comunicación. ¡Os espero!

4 Comentarios

  • Ei, no si val… Deixar-nos així amb l’intriga :-)

    Gràcies per ser la primera!

  • Ojalá fuera así cada vez que me echan la culpa :)
    Mucha suerte en la defensa, Eugènia!

  • Bueno, tendré que guardar algunos ases en la manga para la defensa… Espero estar tan inspirada en ese momento. Gracias por los ánimos!

  • Disculpa, pero el tener que aportar datos para avalar decisiones y cambios no es porque -todo el mundo cree que sabe de páginas web y que su opinión vale tanto (o incluso más) que la de los profesionales que nos dedicamos a ello y, por lo tanto, es necesario aportar datos cuantificables que avalen nuestros argumentos-

    Siempre hay que aportar datos y demostrar las ideas e hipótesis. Y si los datos te indican que hay que cambiar, tienes que volver a analizar los datos para comprobar que los resultados son los esperados.

    Miedo me da, si cualquier profesional del Mktg Online tiene una idea ehemmm, brillante, sin apoyo analítico ni de datos y el resto de la compañía confía en ese ehemmm profesional y tiran para adelante A CIEGAS.

Únete a la discusión

Puedes utilizar los siguientes HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>