Ángel Lorenzo Faci

Hola, me llamo Ángel, tengo 34 años y creo que soy el último en llegar al máster, así que tengo la ventaja de presentarme cuando ya nos hemos visto las caras; y puedo decir que este curso todavía me da mejores vibraciones ahora que antes de inscribirme.

Soy periodista, pero no es vocacional. Más que una elección, aterricé en este mundo por descarte, pues no encontraba atractivo en el resto de opciones que me permitía mi bachillerato de “letras puras”. Así, cambié La Codoñera, un pueblecito de casi 400 habitantes de Teruel, por Madrid, donde la Universidad Complutense me abrió nuevos horizontes.

Foto de Ángel Lorenzo Faci
image-2289

Cuando trabajo como periodista siempre me acompañan mi cámara y mi mochila.

Mi primer contacto reseñable con la profesión llegó en cuarto de carrera al compaginar mis estudios con Autorevista, una publicación sobre la industria de la automoción, aunque también creábamos contenidos para las revistas de empresas como Multauto y Avis Fleet Services. Fue una gratificante experiencia periodística, pues me encanta el mundo del motor, aunque no tanto a nivel de relaciones personales.

Tras salir de aquella redacción con cierta frustración, regresé a mi tierra y aproveché las vacaciones de verano para hacer prácticas en Diario de Teruel. Allí me convertí realmente en periodista, pues desde el principio me dieron la oportunidad y la responsabilidad de buscar y elaborar las informaciones, realizar fotografías o maquetar las páginas. Son las ventajas de un medio de comunicación pequeño en el que todos sus integrantes, incluso los de prácticas, tienen su peso en la organización.

Cuando llegó septiembre y me disponía a regresar a Madrid para afrontar el último curso de la licenciatura, Diario de Teruel me ofreció un contrato con perspectivas de estabilidad y desarrollo profesional a lado de mi casa. La tentación fue muy grande y acepté, terminando la carrera prácticamente a distancia, con mucho esfuerzo y con la imprescindible colaboración de mis compañeros de clase.

Eso desembocó en una experiencia de nueve años. Mi labor principal estaba encuadrada en deportes pero siempre había que arrimar el hombro en otras secciones, y doy gracias porque eso me ha hecho más polivalente. Además, mi trabajo atrajo la atención de otros medios regionales en los que llevé a cabo colaboraciones para prensa, radio y, esporádicamente, televisión.

Hace unos tres años decidí dejarlo todo y trasladarme a Barcelona. El amor fue el desencadenante del cambio, si bien sentía que Diario de Teruel y yo habíamos exprimido todo lo que uno podía darle al otro, así que era la ocasión perfecta para afrontar nuevos retos profesionales.

Esas ilusiones se derrumbaron a medida que encontraba cerradas todas las puertas del sector en la ciudad condal, así que debí cambiar de actividad por una cuestión de subsistencia económica. De todas formas, sigue en mi mente volver a ejercer y creo que este máster puede ser un buen pasaporte.

La conclusión es que acredito un interesante bagaje como periodista “de calle”, pero me considero casi un analfabeto de la comunicación digital, una vertiente que siempre me ha llamado la atención, aunque requiere una formación que no poseo pues era inexistente en los planes de estudio de periodismo de finales de los años 90.

Por eso tengo claro que encontraré 100% novedosa y útil cualquier materia, bibliografía e incluso anécdota que salga de los profesores o compañeros del curso. Tendré que esforzarme para que vosotros os llevéis también algo positivo de mí.

¡Nos vemos en clase!

Podéis encontrar más sobre mí en:

Linkedin

Facebook

Twitter

¡Deja el primer comentario, no seas tímido!

Únete a la discusión

Puedes utilizar los siguientes HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>