El móvil no es un teléfono, es un ordenador. Como tal, tiene multitud de funcionalidades y sensores que podemos utilizar (sobre todo si estamos haciendo una app). El objetivo es que la experiencia de usuario sea mucho más personal y rica. Por ejemplo podemos:

– Acceder a contactos y agenda de tu móvil.

– Geolocalizarte.

– Saber dónde estás para darte un contenido más exacto.

– Utilizar los altavoces o la grabadora.

– Acceder a la cámara.

– Incluso acceder al teléfono para hacer una llamada.

 

* Más información del Postgrado en Comunicación y Marketing Digital

Deja un comentario