Blockchain no es lo mismo que Bitcoin

¿Qué es Blockchain?

Primero de todo vamos a hacer una breve pincelada técnica. Blockchain es un libro de registro  inmutable que contiene la historia completa de todas las transacciones que se han ejecutado en la red. A cada participante se le llama nodo, que en realidad viene a ser un ordenador más o menos potente. Estos nodos se conectan en una red descentralizada, sin un ordenador principal.

¿Por qué es tan importante esta tecnología?

Las personas somos desconfiadas, y es que ese es el principal atributo de la tecnología Blockchain, dar seguridad al usuario. En la red, al igual que en nuestra vida offline, seguimos teniendo el mismo problema: no nos fiamos los unos de los otros. Por eso necesitamos una tercera parte que verifique quiénes somos. La forma más frecuente es el DNI o el certificado digital. Esto es aún más grave cuando de lo que se trata es de transferir dinero. Hasta ahora, los intermediarios financieros como la banca o PayPal, entre otros, han sido imprescindibles.

Los intermediarios que certifican que somos quienes somos, claro está, se quedan con tus datos y comercian con ellos. Ejemplos como Google o Facebook son ejemplos de tecnologías que a cambio de sus servicios, obligan al usuario a darles información. Con la tecnología Blockchain esto podría cambiar.

Blockchain contra Facebook, Amazon y Google.

Blockchain contra Facebook, Amazon y Google.

¿Qué podríamos hacer para que no hagan falta esos intermediarios?

Muchos ingenieros, informáticos y consultores proponen que para que solucionemos eso, todos tengamos la misma información. Esto es básicamente blockchain, o cadena de bloques en castellano: una base de datos, un libro de contabilidad, del que todos los que participan en la red guardan una copia. La clave de esta tecnología es el consenso: si todos tenemos la misma información, esa información es verdad.

¿Qué haría falta para que se rompiera un sistema Blockchain?

Haría falta hackear el sistema de tal forma que se tendría que atacar a más del 50% de los nodos al mismo tiempo. Si algún hacker pudiera hacerlo, luego existirían dos verdades ya que la cadena de bloques se rompería. Para poner un ejemplo, con el Bitcoin esto es imposible que ocurra, porque nadie sabe ya cuántos nodos tiene.

Al mensaje que transmiten se le llama token. Un token no es más que una representación de la información que aloja la red. Esta información puede representar cualquier tipo de activo, bien o servicio, como por ejemplo dinero en forma de Botcoins, un alquiler de un chalet o una compra de energía. Lo que se quiera. Las transferencias de tokens se agrupan en bloques que se van generando cada cierto tiempo. Las nuevas transferencias que no han cabido en un bloque se han de agrupar en el siguiente, el cual va indisolublemente enlazado al anterior. Y así sucesivamente. De ahí el nombre cadena de bloques.

Posibles aplicaciones de la tecnología Blockchain

¿Qué son los Smart Contracts?

Hasta ahora los contratos han sido documentos verbales o caros documentos escritos, sujetos a las leyes y jurisdicciones territoriales, y en ocasiones requiriendo de notarios, es decir, más costes y tiempo. Algo no accesible para cualquier persona.

En cambio un contrato inteligente es capaz de ejecutarse y hacerse cumplir por sí mismo, de manera autónoma y automática, sin intermediarios ni mediadores. Evitan el lastre de la interpretación al no ser verbal o escrito en los lenguajes que hablamos. Los Smart contracts se tratan de “scripts” escritos con lenguajes de programación, siendo los términos del contrato puras sentencias y comandos en el código que lo forma.

Si juntamos los principios de un Smart Contract con la creatividad de muchos desarrolladores del planeta, el resultado son posibilidades jamás vistas, accesibles para todos y a costes que rozan la gratuidad. Ecosistemas sin figuras autoritarias que someten a su voluntad a sus integrantes. Hablamos de un mundo más justo, un mundo donde reemplazamos los intermediarios por otros de más eficientes.

Ejemplos de posibles aplicaciones:

  1. Las empresas podrían utilizar una red Blockchain privada para ahorrar costes de transacciones financieras.
  2. Los empleados de una empresa podrían montar una red Blockchain y así favorecer la creación de Smart Contracts de seguros. Es decir, se podrían establecer contratos que aseguren al trabajador dentro de Blockchain.
  3. Un ejemplo de un Smart Contract en una empresa logística sería controlar que el trabajador consumiera la gasolina en las horas de trabajo, dentro de una zona determinada y con una matrícula determinada (se acabaron las tarjetas de empresa).
  4. Se podrían crear tokens con todas las propiedades de una empresa. Cuando se vendiera un producto se podría comprobar la ID del vendedor (es decir, podrías demostrar que el artículo es tuyo).
  5. Con los Smart Contracts se podrían generar muchos negocios complementarios a través de las propiedades personales. Por ejemplo, se podría crear una app donde el usuario pudiera crear un Smart Contract y ceder su coche con ciertas condiciones (cuando no lo use por ejemplo).
  6. Como que con la tecnología Blockchain los datos pertenecen al usuario, se podrían comprar datos de usuarios de la competencia (interesantes para departamentos de estrategia y marketing).

¡Deja el primer comentario, no seas tímido!

Únete a la discusión

Puedes utilizar los siguientes HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>