Los empleados de cada empresa son influencers, embajadores y representantes de cada compañía y de sus marcas. 

Depende de nosotros si todos ellos generan un impacto positivo o negativo.

Estas son las personas a las que sus familiares, amigos y conocidos les preguntan acerca de las últimas campañas, productos y concursos que se encuentran en internet. Son ellos también los que reenvían mailings a otros, los que comparten publicaciones en redes sociales, los que califican y recomiendan productos en distintas páginas, etc.

Tomar en cuenta a los empleados significa tener a 100, 2.500, 10.000 o 25.000 personas hablando de nuestra compañía.

Esto significa que principalmente están amplificando los mensajes que ponemos en el entorno digital, de acuerdo al tamaño de la empresa en la que estamos. Y no sólo eso. Todas estas personas también ayudan a recoger información de nuestros clientes que quizás de otra manera pasaría desapercibida. Esto pasa incluso si tenemos herramientas que se dedican a ello, por ejemplo comentarios publicados en sus RRSS.

Además, lo tengamos presente o no, los empleados son uno de los públicos de la empresa. Para el marketing digital, si bien no son un grupo de usuarios como tal, pueden aportar a desplegar y multiplicar los mensajes que queremos que lleguen al exterior. Es por eso que es importante involucrar a los empleados en las iniciativas que planeemos.

Si aún no estás convencido o convencida….

A continuación te comparto algunos de los beneficios de involucrar a las personas que trabajan junto a ti en la creación, despliegue y medición de tus campañas de marketing digital.

Vivimos en un mundo en el que todo el mundo está saturado de información dentro de nuestras pantallas. Para que algo resalte y le demos nuestra atención, es necesario hacer muchas cosas. Entre ellas, una de las que más funcionan es que el mensaje llegue desde alguien que se parezca a nosotros. Una persona que nos parezca cercana, auténtica.

Quién mejor que alguien que conozca a fondo nuestra compañía.

Con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos se ha hecho difícil para muchas empresas llegar a su target. Y aunque esto es algo positivo desde el punto de vista de los consumidores, para cualquier negocio seguramente fue complicado. Es por eso que descubrir nuevos canales, es una de las alternativas existentes no sólo para transmitir mensajes, si no también para nutrir nuestros contactos.

De acuerdo al tipo de negocio que tengamos, será o no importante llevar a cabo un proceso de transformación digital si no se ha hecho ya. Para esto será vital contar con el apoyo de las personas que están dentro de la organización. No sólo para que el proceso funcione hacia dentro pero también para que hacia afuera siempre proyectemos cosas buenas.

Con los empleados, tenemos distintos grupos de usuarios que nos pueden ayudar a resolver dudas respecto a nuestras campañas.

Dentro de una empresa existen grupos con los que podemos testear anuncios, encontrar talento para las campañas, etc. Zalando es una empresa que lo hace muy bien, principalmente en sus redes sociales como en LinkedIn. Todo esto relativamente sin costo. Todos tenemos el mismo objetivo al final, que el negocio crezca. Y al igual que con nuestros clientes, con nuestros empleados es posible medir los cambios de comportamiento que esperamos. Aún mejor, en un entorno controlado, lo que nos ahorrará sorpresas más adelante.

Involucrar a los empleados en estas iniciativas, además de beneficiar a nuestras campañas, genera también beneficios para otras áreas. Todos queremos trabajar para una compañía a la cual las personas se sientan felices de pertenecer. Y nada lo transmite más que el hablar de nuestra compañía con orgullo. Además, ayuda a nuestra estrategia digital de employer branding por ejemplo.

Sin embargo, todo esto no quiere decir que tus empleados tengan la obligación de compartir todo lo que hagamos.

Desarrollemos estrategias con buen contenido que los motive a apostar por nuestra marca. Y démosles incentivos también. O las dos cosas

Finalmente quisiera que reflexionemos un momento, porque si aún todo esto no te ha convencido, quisiera preguntarte lo siguiente.

¿Si tus empleados no compran tus productos o no se involucran con tu marca, por qué esperas que las demás personas lo hagan?

Deja un comentario