Marketing de Influencia: el poder de los influencers

El Influencer Marketing, o marketing de influencia, no es algo nuevo. Existe desde hace mucho tiempo y, en la era del Marketing Digital, con el surgimiento de nuevas tecnologías y el boom de las redes sociales,  viene ganando cada vez más fuerza y relevancia, volviéndose popular entre los profesionales de marketing  y un complemento importante en sus estrategias digitales.

Eso probablemente es porque nos estamos dando cuenta de lo poderoso que es, especialmente porque llega como una alternativa a la publicidad tradicional que normalmente suele ser costosa y poco eficiente. Especialmente cuando en la actualidad, los consumidores están siendo invadidos constantemente por infinitos estímulos publicitarios que van perdiendo credibilidad día a día. 

¿Al final, que es el Marketing de influencia?

El marketing de influencia consiste en la contratación, desde una marca, de personas con poder de persuasión sobre un grupo específico de individuos y que por lo tanto influye socialmente.

Entonces, se trata de un tipo de marketing no intrusivo, que por medio de personas influyentes, es capaz de guiar el comportamiento e impactar sobre las decisiones de diversos públicos de manera efectiva.

Entre los beneficios de trabajar con marketing de influencia, podemos destacar:

  • Crean tendencias y debate social.
  • Genera conversación.
  • Crean publicidad nativa más valorada.
  • Tienen su audiencia segmentada.
  • Aumentan la reputación de la marca.
  • Incrementa el tráfico a tu sitio.
  • Conversión más efectiva y elevada.
  • Contribuye al posicionamiento SEO.

¿Y que es un influyente (o influencer)?

Una de las ideas más equivocadas sobre los influencers es que basta tener un gran número de seguidores en las redes sociales para serlo. Este pensamiento confunde influencia con popularidad. El acto de influir va un poco más allá, requiere un resultado específico: un cambio en el pensamiento o el comportamiento de alguien más. Por lo tanto, un influencer es alguien que tiene el poder de influir en la percepción de los demás o hacer que hagan algo diferente, aparte de generar opinión y crear tendencias.

Al aplicar esta definición a los profesionales de marketing, un influencer es alguien que influye para que otras personas compren productos o servicios. Por ejemplo, una buena crítica de un artículo o la simple aparición con una prenda de una marca concreta puede llegar a aumentar las ventas por el efecto imitación de muchos de sus seguidores. Y para eso, es importante que presenten tres factores clave: alcance, credibilidad contextual y habilidad de ventas. Cuanto mayores sean estos tres factores, mayor será su potencial de influencia.

Alcance: la capacidad de entregar un mensaje a un gran número de personas. Es un punto importante pero sólo es insuficiente. Aquellos con poco alcance pero alta credibilidad y ventas se llaman micro-influencers.

• Credibilidad contextual: el nivel de confianza y autoridad dado por la audiencia en base al conocimiento percibido y la experiencia del influyente con relación a un tema particular (puede ser moda, deporte, nutrición, etc).

• Habilidad de ventas: el estilo de presencia y comunicación que le da al influencer la capacidad de comprender y adoptar un punto de vista particular. Hay algunas personas que tienen un poder increíble para convencer a las personas de su punto de vista. Son capaces de explicar las cosas de manera convincente y persuasivas, son claros con sus mensajes y transmiten sus puntos de vista con confianza.

¿Por donde empezar?

Las estrategias de marketing de influencia son aún muy recientes, por lo que hay un amplio margen de desarrollo y aprendizaje. Pero antes que nada, es fundamental que tener claro cuál es el objetivo y qué es lo que se quiere lograr, antes de poner el plan en marcha.

Una vez definida la meta, se tendrá que plantear cuál es el mejor camino para llegar a ella: elegir bien el influencer, escogiendo los que reflejan los valores y el espíritu de la marca, y por lo tanto que sea adecuado para lograr los objetivos. Es importante que haya complicidad y una creación de sinergias positivas entre la marca, el influencer y el consumidor. Además, es imprescindible evaluar atentamente los perfiles de sus seguidores en redes sociales. Esto ayudará a determinar si corresponden con el público objetivo de la marca.

Después de eso, es hora de crear un plan detallado con las tácticas a llevar a cabo (acciones, el mensaje a transmitir, las fechas de publicación, etc).  ¡las posibilidades son infinitas!

Finalmente, se debe medir el impacto de la campaña con influyentes y además, evaluar los resultados obtenidos.

Entonces, es momento de dar el primer paso.

¿Qué estás esperando para empezar?

¡Deja el primer comentario, no seas tímido!

Únete a la discusión

Puedes utilizar los siguientes HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>