Tania Sar Piñeiro

Una foto reciente

¡Hola a todos y todas! Me llamo Tania, por imposición de mi madre desde 1991. Mis apellidos son Sar Piñeiro, también por imposición de las normas de este país, en las que el apellido paterno sigue a tu nombre, y el materno remata la faena.

Nací en el hospital Vall d’Hebron, durante una calurosa madrugada de verano. Casi muero de meningitis al nacer, suerte de mi abuela, que vino desde Sevilla a ver mi nacimiento. Fue ella quien avisó al doctor de que algo raro me pasaba, y efectivamente tenía razón. Después de dos meses hospitalizada, todo salió bien. Desde entonces me considero una superviviente, y una de esas personas de las que suelen decir que tiene una flor en el culo.

Desde los 6 hasta los 18 años, crecí y viví en Lora del Río (Sevilla), pueblo natal de mi madre. No tardé en arraigar un acento andaluz de lo más exótico. Pasar la infancia entre Sevilla y Barcelona, me hizo crecer sin nacionalidad, con una mente abierta, y, sobre todo, sin miedo a los aviones.

En 2010, empecé mi etapa universitaria en Vic, donde cinco años más tarde me gradué en Comunicación Audiovisual. Si os digo la verdad, empecé esa carrera porque le vi más salidas que a las demás opciones. Y si sigo siendo honesta, no sabéis la de veces que he agradecido escoger aquella carrera y aquella Universidad. Tanto por los conocimientos teóricos, como los técnicos, como toda la gente que conocí, profesores y alumnos. Además de la experiencia de sentir que estaba haciendo un erasmus de cuatro cursos. Por supuesto, aprendí catalán el primer año, y no he dejado de hablarlo desde entonces.

Estos últimos cuatro años de mi vida, han sido fundamentales para mi crecimiento personal. Ya tenía la carrera, un año de experiencia en comunicación empresarial, ahora sólo me faltaba profundizar en mí misma, y el mundo en el que vivo y me rodea.

Fue un punto muy a favor mi familiaridad con los aeropuertos. Pasé siete meses por Sudamérica, donde pude desconectar del ego occidental europeo. Conocí otras culturas, otra historia, otro punto de vista, fue como darle la vuelta a la tortilla a todo lo que hasta ahora conocía. Volví a Europa y aquello me supo a poco, era hora de empezar una aventura sin billete de vuelta. Tres meses en Malta, un año en Grecia, dos meses en Bulgaria, medio año en Lisboa, un verano en Noruega, un mes en una comuna en Ibiza… hasta decir, ¡echo de menos una vida estable!

A principio de este año volví a Osona, y a la empresa donde trabajé justo al acabar la Universidad. Sigo dedicándome al márquetin digital en la empresa que he sentido siempre como casa.

Durante la gran mayoría de los años de mi vida, he dedicado mi tiempo libre a leer, escribir y garabatear. También a practicar la filosofía entre amigos. En todos los sitios que he estado me he interesado en visitar sus museos de arte y de historia. Hacer walking tours por la ciudad que estuviera. Y no os voy a mentir, también me he sumado a tendencias como el yoga o el running.

Pues bien, ahora es el momento de estudiar este máster en Comunicación y Marketing Digital, de seguir formándome, y seguir creciendo. Seguir acumulando experiencias, conocer más gente, más profesores, tener nuevos retos… ¡Estoy ansiosa por conoceros a todos, y aprender todo lo que nos espera!

¡Deja el primer comentario, no seas tímido!

Únete a la discusión

Puedes utilizar los siguientes HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>