¡Hola compañer@s! Espero que esta semana os haya despertado un poco de «Síndrome de Greta Thunberg» con mis publicaciones sobre marketing y sostenibilidad. Si es así, os lo voy a compensar con una serie de rincones y planazos geniales que ofrece nuestra ciudad. Todo planes sostenibles con el planeta, pero también para vuestro bolsillo 😉 ¡Empezamos!


Al buscar por nuestros propios medios opciones más eco-friendly, frecuentemente nos encontramos un mal uso de la palabra “Sostenibilidad”, como por ejemplo en este artículo del ayuntamiento de Barcelona “Cinco planes sostenibles para el fin de semana”, en el que se propone como plan respetuoso con el medio ambiente una visita a la fuente de Montjuïc, que tiene un derroche de agua y luz elevadísimo.

Aquí va mi propuesta de planes para los que realmente quieran disfrutar del ocio de la ciudad de manera responsable y respetuosa con nuestro entorno.


1. Visitar la primera biblioteca de cosas en Poblenou

Foto de Ashim D’Silva 

Este plan me lo descubrió nuestra compañera Tania, y si, es lo que parece: en vez de libros prestan cosas! Se trata de una iniciativa pionera de economía colaborativa, que pretende disminuir la compra de objetos de poco uso y potenciar el consumo colaborativo a través de la economía social y solidaria.

Se estima que un taladro se utiliza una media de 13 minutos durante el total de su vida. ¿Por qué no dejarlo a otras personas mientras? Sin duda es un lugar curioso de visitar 😉

Se encuentra en Poblenou, así que después podéis complementar la visita haciendo un paseo por la rambla de Poblenou, tomando una horchata en el Tío Che y refrescando los pies en la playa de Bogatell.


2. Disfrutar de las zonas verdes de Barcelona

Jardín Botánico – Foto de Estel Soro

Aunque sea una ciudad, Barcelona tiene muchos lugares donde puedes olvidarte de los coches y el ajetreo: parques, jardines, playas… ¡Incluso bosques!

La sierra de Collserola es uno de los parques metropolitanos más grandes del mundo, si andáis o corréis por sus caminos no creeréis que estáis en una ciudad. Una ruta clásica es la que va al pantano de Vallvidrera, donde podemos encontrar patos y jabalíes en libertad.

Más cerca del centro encontraréis también muchos sitios con desbordante naturaleza. Mis favoritos son Ciutadella y el Jardí Botànic de Montjuïc, que tiene 14 hectáreas de cactus, flores y diferentes jardines. ¡La primera vez que vas realmente sorprende!


3. Descubre Barcelona en bicicleta

Foto de J Shim

Con más de 180 kilómetros de carriles bici, Barcelona está muy bien adaptada para circular en bicicleta. Si todavía no lo has hecho, es una manera ecológica de visitar los lugares más emblemáticos de la ciudad. Recuerda llevar casco y respetar las normas de circulación para bicicletas.

Los traveleros han ideado una ruta para ver los principales activos turísticos del centro de la ciudad. Podéis encontrar más rutas en su blog.


4. La ropa, mejor de segunda mano 

Si te gusta ir de compras como “plan de tarde” deberías saber el impacto que tiene cada pieza de ropa, y plantearte si realmente lo necesitas.

Sabías que para producir unos tejanos se necesitan 13.500 litros de agua? Fabricar la prenda emplea 2.000 litros más, 13 kilos de emisiones de CO2, 10 kilos de colorantes y químicos con su consiguiente liberación incontrolada al medioambiente.

Fuente: Agencia de Medioambiente y control de Energía de Francia (ADEME)

Si eres un shopalcoholic incurable, puedes plantearte comprar ropa de segunda mano. Barcelona tiene muchísimas tiendas de ropa de segunda mano y organiza mercadillos donde puedes encontrar verdaderas joyas, como unos tejanos Levis a 15€.

Aquí podéis encontrar un calendario actualizado de mercadillos de segunda mano para el mes de marzo. ¡El ambiente que hay en estas reuniones es un plus para ir!


5. Comer en un restaurante vegano

Para producir una hamburguesa de ternera se necesitan alrededor de 1695 litros de agua. Con el agua que se necesita para producir 312 hamburguesas de carne roja, se pueden producir 60.937 hamburguesas vegetales de la marca “Beyond Burgers”. ¡O ducharte un año entero!*

*Fuente: Zero Waste para salvar el mundo. Ally Vispo

Además, la producción de carne también hace aumentar los gases contaminantes que influyen en el cambio climático, a la deforestación y al desplazamiento de comunidades rurales e indígenas.

Con la de restaurantes veganos o vegetarianos que hay en Barcelona es muy fácil disfrutar de una comida libre de sufrimiento animal y respetuosa con el planeta. ¡Aquí van mis sugerencias!

¿Quedamos para hacer alguno de estos planes? 😉

Deja un comentario