En marketing siempre estamos trabajando con un gran volumen de datos e información y muchas veces resulta difícil saber qué hacer con ella. A través del reporting podemos seleccionar y dar forma a esta información, de manera que se convierta en relevante para las personas que van a visualizarla.

Podemos decir que el reporting es una forma de visibilizar el estado de unas métricas en un periodo determinado. Sirve para mostrar información relevante y de forma accesible, rápida e intuitiva a los diferentes departamentos internos de una empresa según sus necesidades. La forma que se le da al reporting es el dashboard.

 

¿Por qué deberíamos hacer reporting?

Mediante esta técnica, mejoraremos la toma de decisiones tanto de nuestro departamento como de la empresa, ya que identificaremos los problemas para después poder buscarles una solución. También permitirá aumentar la competitividad, eficacia y eficiencia de los empleados, ya que conocerán los puntos fuertes y débiles de la empresa.

Además, en el reporting se analiza la evolución de las métricas desde un periodo determinado, por lo que conoceremos qué cambios o decisiones fueron correctas o no lo fueron.

 

¿Cómo afrontar un buen reporting?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que los datos son interpretables y que no todo el mundo hace la misma interpretación, por lo que nuestro dashboard debe tratar de transmitir la idea que nosotros tenemos. Además, el contexto es clave para entenderlo, por lo que es importante que se actualice constantemente.

A la hora de hacer un buen reporting es fundamental entender el negocio y los objetivos que tiene, ya que esto nos permitirá identificar los Key Performance Indicators (KPI’s), es decir, las métricas principales mediante las cuales queremos medir el éxito o fracaso de la campaña de marketing o del negocio.

El siguiente paso, sería el de definir los segmentos clave sobre los que tenemos que leer los KPI’s, es decir, a qué segmento nos dirigimos con cada métrica.

También es muy importante elegir los gráficos más adecuados para los elementos que se van a visualizar, por ejemplo, no representaremos de la misma forma una tendencia (gráfico de líneas) que una comparativa (gráfico de barras).

Por último, la recomendación siempre es hacer un boceto completo del conjunto del dashboard, para tener claro qué información daremos en qué gráficos y dónde van a ir estos situados. Después, quedaría plasmarlo en digital con alguna herramienta para crear dashboards.

 

Top 3 herramientas para crear dashboards

Google Data Studio es una de las herramientas de reporting más utilizadas gracias a la ventaja de que es gratuita. Aún no tiene tantas funcionalidades como otras herramientas, pero es muy útil y fácil de utilizar.

Permite crear informes personalizados mediante datos de las diferentes herramientas de Google (Google Analytics, Google Ads…), y cada vez más de fuentes externas como redes sociales o Shopify.

Tableau es la herramienta de visualización de datos líder debido a su innovación y la posibilidad de obtener información detallada mediante las herramientas más avanzadas de procesamiento de datos.

La desventaja frente a Google Data Studio es que es una herramienta de pago.

Power BI es la herramienta de reporting de Microsoft, es una herramienta basada en hojas de Excel, por lo que no es difícil aprender a manejarla para las tareas más básicas.

Puede integrarse con otras herramientas de Microsoft y también es de pago.

Deja un comentario